History of the Connecticut Judicial Seal BannerBanner

Case Look-up Courts Directories Educational Resources E-Services Juror Information Online Media Resource Center Opinions Opportunities Self-Help Frequently Asked Questions Home Attorneys menu
  

 

 

 

 

 

 

 

Chief Justice Chase T. Rogers, State of the Judiciary speechEstado del Poder Judicial
Presidenta del Tribunal Supremo Chase T. Rogers
14 de mayo de 2009
English

Señor Presidente, Señor Presidente de la Cámara, distinguidos miembros de la Cámara y del Senado, mis colegas de la Corte Suprema, señoras y señores, quiero expresarles mi agradecimiento por darme la oportunidad de dirigirme a ustedes. Uno de mis objetivos fundamentales desde mi nombramiento como Presidenta del Tribunal Supremo es garantizar que permanezcan abiertas las vías de comunicación entre los tres poderes a fin de promover el claro entendimiento de las obligaciones y desafíos de cada uno al estar al servicio de la población de Connecticut.
 

 

 

Quiero demás agradecer y dar mi reconocimiento a mis colegas del Tribunal Supremo. Es realmente un honor trabajar a diario con un grupo de magistrados tan talentosos y dedicados.

CJ Chase T. Rogers at CT Legislature, State of the JudiciaryY por supuesto quiero agradecer a la Legislatura y al Poder Ejecutivo por reconocer de palabra y de hecho que el Poder Judicial no es una agencia de discreción sino por el contrario un poder independiente y a la par del gobierno que desempeña una función imprescindible para la población de Connecticut. Este reconocimiento resulta de especial importancia al estar ustedes enfrascados en la elaboración de presupuesto durante una de las crisis económicas más grandes que ha sufrido este estado. A medida que continúan trabajando confío en que ustedes van a tener presente que el Poder Judicial precisa de financiamiento adecuado para administrar la justicia. Sencillamente no podemos desempeñar las responsabilidades que nos han conferido si no contamos con los recursos necesarios.

A medida que trabajamos en este proceso, continuará existiendo una tensión sana entre los poderes que va a necesitar de un diálogo constructivo y continuado. Sabemos que esta interdependencia y este diálogo resultan positivos y conducen en un final a un gobierno mejor. Quiero expresar mi agradecimiento a los Poderes Legislativo y Ejecutivo por el diálogo positivo que hemos tenido durante mi mandato como Presidenta del Tribunal Supremo y por evitar la acritud que sabemos no tiene ningún propósito de utilidad y en un final erosiona la confianza de la población. Confío en que estos debates hayan contribuido a algunos de los muchos acontecimientos positivos dentro del Poder Judicial, los cuales quisiera compartir con ustedes hoy.

Estos acontecimientos no hubieran sido posibles sin el grupo de jueces con múltiples talentos con que contamos en Connecticut. Estos hombres y mujeres tienen la responsabilidad cada día de responder a algunos de los problemas más apremiantes y difíciles que enfrenta nuestra sociedad. Ellos son los árbitros legales de nuestro estado, que trabajan infatigablemente por garantizar la igualdad de condiciones a la población. Imaginen por un momento lo que sería un proceso de toma de decisión en una causa de privación de la patria potestad, en la que una menor tiene SIDA, la madre a pesar de tener un amor entrañable por su hija, no está capacitada mentalmente para cuidar de ella y la menor ha estado en un hogar de crianza seguro durante cuatro años. ¿Uno priva de la patria potestad a la madre de modo que la menor tenga la seguridad de saber que va a estar en un hogar “para siempre” por los años que le quedan o se le permite a la madre conservar sus derechos para que pueda tener visitas periódicas? O imagínense oír a las madres de un adolescente víctima de un homicidio y del adolescente inculpado clamando por justicia y después tener que dictar una condena que probablemente no va a satisfacer a ninguna de las partes. Estos son los tipos de decisiones que toman nuestros jueces cada día, lo cual ellos hacen prestando suma atención a lo que la ley establece y con compasión.

Les menciono esto porque el primer mensaje dirigido a ustedes sobre “el estado del Poder Judicial” es que, mediante el proceso de selección que ustedes han creado en su condición de Legislatura, Connecticut tiene la fortuna de contar con algunos de los mejores jueces de este país.

Para darles una idea de lo arduo que están trabajando estos jueces, consideren las impresionantes estadísticas siguientes. Durante los últimos dos años se radicaron más de dos millones de causas ante los Tribunales de Primera Instancia. Durante este mismo período nuestros tribunales resolvieron prácticamente el mismo número de causas. Estoy segura que concordarán conmigo en que eso es un gran volumen de trabajo que atender para un sistema judicial compuesto por aproximadamente 200 jueces permanentes. Es, en realidad, una de las tasas más altas de causas por juez en los estados que cuentan con un sistema judicial unificado.

Como se imaginarán, nosotros estudiamos sistemáticamente estas cifras para mantener el rumbo y estar al tanto de las tendencias. Como servidores públicos, sin embargo, resulta importante recordar que estas causas implican a personas y lo que estas cifras no reflejan es el enfoque innovador y práctico que ha tomado el Poder Judicial para atender el volumen de causas – con el objetivo final de prestar los mejores servicios posibles a los individuos que usan nuestros tribunales. Partiendo de nuestros debates con otros tribunales estatales, sabemos que el Poder Judicial de Connecticut es uno de los más innovadores del país y les quiero dar algunos ejemplos:

  • Gracias al Programa de Mediación en Ventas Judiciales promulgado por ustedes durante el período de sesiones legislativas de 2008, muchas personas que de otro modo hubieran perdido sus hogares han recibido una segunda oportunidad. Nos complace informarles a ustedes que se concertaron acuerdos en más de la mitad de los casos en que los interesados aprovecharon el programa y como resultado estos residentes lograron quedarse en sus casas.
     
  • En otra especialidad, la Juez Elaine Gordon, una juez de familia experimentada, creó un DVD titulado “Pongamos a los hijos primero: Cómo reducir los conflictos en las disputas por la custodia”. Sabemos por los comentarios acerca de este DVD que ha resultado de gran utilidad para los padres. En realidad ha tenido tanto éxito que otros estados han solicitado copias.
     
  • Nuestra Corte Comunitaria en Hartford, con su enfoque hacia la rehabilitación en los “delitos que atentan contra la calidad de vida”, fue seleccionada recientemente por el Departamento de Justicia para que actúe como guía para otros estados. Al efectuar esta selección, los funcionarios federales validaron lo que ya conocemos: que la Corte Comunitaria afecta de manera positiva y tangible las vidas de los residentes de Hartford.
     
  • Nuestro sistema judicial de menores también afecta positivamente las vidas de nuestros jóvenes. Por ejemplo, nuestro sistema de encarcelamiento para menores es el único en el país que ha sido doblemente acreditado por la Asociación Correccional Norteamericana y la Comisión Nacional sobre Salubridad en Centros Correccionales.
     
  • Nuestra Academia de Alguaciles Judiciales es una de sólo 18 academias acreditadas en los Estados Unidos.
     
  • Dentro de nuestras salas judiciales, nuestros Centros de Servicio del Tribunal han tenido una verdadera influencia positiva. En el 2008, los Centros de Servicio del Tribunal y los puestos de Información al Público ayudaron a más de 260,000 partes que comparecieron por derecho propio, 46,000 abogados y 31,000 otras personas, tales como proveedores de servicios sociales, testigos y miembros del jurado.
     
  • En el frente tecnológico, el Poder Judicial ha logrado grandes adelantos. Hemos revolucionado la manera en que trabajamos para asegurar que el sistema judicial sea más eficiente, transparente y abierto. En particular, hemos expandido y acelerado el trabajo realizado en nuestro sistema de expedientes electrónicos con la meta de convertirlo en un sistema virtualmente exento del uso de papeles en enero del 2010.
     
  • Finalmente, puede que muchos de ustedes se hayan percatado de las mejoras a nuestra página en la Internet. Sabemos que esta página es una herramienta de un valor incalculable para el público, el Colegio de Abogados y los medios de comunicación. En diciembre del 2008, más de seis millones de páginas fueron visitadas en el sitio interactivo – un aumento de 100 por ciento en comparación con el año previo. De importancia significativa es la nueva página en español, la cual actualmente experimenta una expansión.

Estas son sólo algunas de las innovaciones en las cuales hemos estado trabajando. Ahora quisiera retomar el compromiso que hice durante mi audiencia de confirmación. Tal como mencioné en aquel momento, mi meta principal es mejorar la confianza del público en nuestro sistema judicial. Durante los pasados dos años, el Poder Judicial se ha sometido a un auto-análisis, considerando las opiniones vertidas por los usuarios de las cortes a través de la Comisión sobre Confianza y Servicio Público. A este panel, el cual nombré poco después de convertirme en Presidenta del Tribunal Supremo, se le asignó la tarea de desarrollar el primer plan estratégico del Poder Judicial. Aprobé este plan en junio del 2008. Es una guía para encaminar la manera en que el Poder Judicial atiende las necesidades de las personas que serviremos durante los próximos tres a cinco años.

Brevemente, y a título orientativo, la juez del Tribunal de Apelaciones Alexandra DiPentina encabezó diestramente la comisión de 42 integrantes a medida en que este grupo realizaba su trabajo. El trabajo incluía recibir las opiniones de más de mil personas que participan en el sistema judicial, incluyendo abogados, grupos de representación, jueces, el personal del tribunal y los medios de difusión. En conjunto todos estos grupos invirtieron más de 500 horas debatiendo la mejor forma en que el Poder Judicial podría enfrentarse a los desafíos actuales.

Durante este proceso de ilustración, que a veces resulta doloroso, nuestros jueces han desempeñado una función integral y han tenido el valor de decir: “¿Cómo podemos hacer las cosas mejor?” y nos hemos autoanalizado sinceramente, sin intereses creados ni limitaciones impuestas.
En otras palabras, para los que tienen experiencia militar, hicimos una “revaloración” en la cual revaloramos todos nuestros sistemas, de principio a fin, en busca de vías de perfeccionamiento.

Teniendo nuestro plan estratégico como guía, nombramos seguidamente comisiones para hacer el trabajo difícil de elaborar los pasos específicos y las medidas concretas de ejecución para las recomendaciones contenidas en el plan. Estas comisiones han invertido cientos de horas en identificar cambios, grandes y pequeños, que nosotros confiamos que van a perfeccionar nuestro sistema judicial.

Los aspectos en que inicialmente nos hemos concentrado son entre otros: el mejoramiento del servicio de jurados, prestar mejores recursos a las partes que comparecen por derecho propio, atender mejor a la población que tiene conocimientos limitados de inglés y perfeccionar nuestro proceso de evaluación judicial. Otros aspectos que se están tratando son entre otros explorar alternativas para las comparecencias ante el tribunal, tales como las videoconferencias; mejorar la seguridad en los tribunales; y realizar un mejor trabajo en educar a la población acerca de los tribunales.

Lo que resulta particularmente impresionante de estas comisiones es el énfasis que ponen en las experiencias generales de aquellos que usan nuestros tribunales. Aunque sabemos que tenemos que prestar servicios a las víctimas de delitos y a sus familiares, garantizando a la vez que se protejan los derechos de un acusado, no podemos olvidarnos de la persona que tiene que dejar de cobrar un día de trabajo para tratar cuestiones de manutención de su hijo o responder a una multa por exceso de velocidad. Si una vez terminado este proceso los dejamos más confundidos que cuando llegaron, entonces no prestamos el servicio a la población que ellos se merecen.

El influjo de partes que comparecen por derecho propio (sin abogado) hace nuestros esfuerzos más críticos aún y la comisión que estudia esta esfera ha estado trabajando fuerte para hacer las cosas más fáciles para estos individuos. Por ejemplo, esa comisión ha recomendado:

  • La creación de vídeos educativos del tipo “¿cómo se hace?” en que los jueces proporcionan informaciones a los que comparecen por derecho propio acerca de procedimientos civiles básicos y de familia antes de que vayan al tribunal;
     
  • Que se inicie un programa piloto de días de asesoría con el empleo de abogados voluntarios en un tribunal de familia; y
     
  • Que todos los tribunales nuevos y ya existentes estén dotados de un Centro de Servicios del Tribunal, un puesto de Información al Público o ambos.

Quizás se pregunten cuánto va a costar todo esto. Reconocemos que las mejoras que se hagan, cualesquiera que sean, no pueden tener un costo grande, ni tampoco mediano, de modo que la buena noticia para el Poder Judicial y para ustedes es que prevemos que muchas de las recomendaciones se pondrán en práctica por un bajo costo o por ninguno.

Sólo por darles un ejemplo del cambio a bajo costo con altos dividendos que hemos llevado a cabo como resultado directo de nuestro plan estratégico, hemos identificado en cada tribunal a un contacto que es experto en la ADA (Ley de Norteamericanos con Discapacidades). A estos contactos se les ha dado entrenamiento acerca de la ADA para que ayuden a la población con sus necesidades y además hemos añadido a nuestro sitio en la web un enlace de los contactos de la ADA dentro del Poder Judicial, una descripción de los servicios disponibles en nuestros tribunales e información acerca del acceso en silla de rueda.

En otra esfera se ha puesto en práctica un programa de intercambio jurídico según el cual una vez al año las secretarías de cada Distrito Judicial se reúnen con los miembros del Colegio de Abogados que ejercen allí para debatir los procedimientos y cualquier problema que el Colegio de Abogados tenga en un tribunal en particular. Esperamos que este programa reduzca, si no elimina, cualquier queja que puedan recibir acerca de nuestro sistema judicial.

Otro componente clave de nuestro plan estratégico es educar a la población acerca del Poder Judicial. Nuestros embajadores más eficaces en este empeño son nuestros jueces y ellos han estado trabajando con ahínco. Puede que hayan visto al Juez Doug Mintz en un espacio noticioso del domingo por la mañana informando a la población acerca del Programa de Mediación en Ventas Judiciales. O quizás hayan visto como se citó a los Jueces Ray Norko y Elizabeth Bozzuto en una historia acerca de los que comparecen por derecho propio. O puede que hayan leído acerca de la participación del Juez Chris Keller en la creación de un programa del Tribunal de Menores para los padres que tienen problemas de abuso de sustancias, con el fin de mantener unidas a las familias. Más importante aún, si miran el noticiero nocturno una noche determinada, de conformidad con las reglas revisadas acerca de las cámaras en las salas, verán a nuestros jueces haciendo lo que saben hacer mejor – presidir las causas. Esperamos que estén de acuerdo en que todos estos esfuerzos aumentan la confianza de la población en nuestro sistema judicial en Connecticut.

En nuestra marcha hacia delante ninguno de nosotros tiene una bola de cristal, pero no creo que haya que decir que se avecinan tiempos difíciles. Pero al hacerle frente unidos a estos desafíos, hoy me presento ante ustedes para decirles que el “estado del Poder Judicial” es fuerte y tiene motivación y optimismo por el futuro.

Les agradezco esta oportunidad de dirigirme a ustedes y espero trabajar con ustedes en los meses siguientes para tratar las difíciles cuestiones a las que se enfrenta nuestro gran estado.

 

Abogados | Consulta de casos | Tribunales  | Directorios | Recursos educativos | Servicios por correo electrónico | Español | Preguntas frecuentes | Información para jurados | Prensa | Opiniones | Oportunidades | Autoayuda | Inicio 

Términos jurídicos | Contáctenos | Información | Normas y exenciones del sitio web

Copyright © 2013, Poder Judicial Del Estado De Connecticut